LA BOCA MUDA FRANCISCO HINOJOSA

La muda boca
por Francisco Hinojosa

bocolesCreía que la Sorbona no era para mí (“Te menosprecias”, me atacó Lucila, que en ese entonces era mi novia: colombiana, veterinaria). Tanto me insistieron mis padres (“Ni siquiera hablo francés”, les dije) y tanto se empeñó mi tío Simón al proponerse como tutor (“Podrías gastar tu dinero en otras cosas”, le aseguré), que no tuve alternativa: viajé a París, me inscribí en la carrera de Letras Clásicas y me puse a cursar las materias indicadas por los planes de estudio.
En realidad yo quería ser político: ganar posiciones poco a poco, como debe ser, llegar a un cargo directivo de prestigio, al menos. Ser ministro, incluso. Presidente de mi partido.
No sabía qué tenía que ver la literatura clásica en esas mis honradas aspiraciones (“Al andar se hace camino”, me indicó mi madre). No sabía tampoco por qué esos estudios en París, y no en Paraguay o Croacia, por ejemplo, tendrían más sentido para mi futuro como político (“La Sorbona es la Sorbona”, me explicó mi padre, abogado de profesión, historiador por gusto, educado en Oxford). Sigue leyendo

EXPLICACIÓN FRANCISCO HINOJOSA

Soy a TOLSTOI lo que ella a madame Curie. Y no quiero decir con esto que los dos somos unos genios. Ella una científica prominente y yo un escritor,  sinceramente no sé qué quise expresar cuando las imágenes pasaron por mi mente, aunque confieso que padezco de megalomanía. Sería, en todo caso, más justo decir que yo soy a Chopin lo que Teresita -mi esposa- es a Evita Perón. Pero ni así sabría tigres_161explicar el porqué de tan disparatados parangones. La mente es así de compleja en sus pensamientos. Sin embargo lo dije. Asumo que lo dije. Y por lo tanto tendré que hacer frente a tan graves aseveraciones, y no esperar a que alguien me lo demande en el futuro. En la esquina del periódico del día anoté, con la pluma que mi mujer me regaló de cumpleaños, lo siguiente:

Teresita y yo somos gente:

* Sincera,           

* Honesta,

* Ciertamente gris,

* Trabajadora y

* De buenos modales.

No sé por qué escribí lo de “honesta”, porque la verdad tenemos cola que nos pisen. Simplemente somos humanos. Ella es una abogada penalista que ha ganado algunos casos y ha perdido otros. Yo soy jefe del departamento de adquisiciones del Ministerio de Pesca. Mi suegro es un general retirado del Ejército y mi suegra sigue siendo ama de casa. Mi padre es un hermeneuta preparado y reconocido y mi madre, ahora, diputada plurinominal. Sigue leyendo

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 562 seguidores