LA FLOR APLASTADA Leonid Andreiev


 La Flor Aplastada (fragmento)
” Tenía seis años, y el mundo era enorme para él, vital y atractivamente misterioso. Conocía el cielo perfectamente. Conocía el azul profundo del día, y las nubes de pechos blancos, plateados y dorados que flotaban sobre él. Siempre ce3k4las miraba recostado en su espalda sobre la hierba o sobre el firmamento. Pero no conocía las estrellas tan bien, porque se iba a dormir temprano. Conocía y recordaba solamente una estrella – la verde y brillante que se elevaba en el cálido cielo justo antes de que se fuera a la cama, y esa parecía ser la única estrella para él. Pero sobre todo, conocía la tierra en el patio, en la calle y en el jardín, con su riqueza inagotable de piedras, de hierba aterciopelada, de arena caliente y del maravillosamente variado, misterioso y delicioso polvo que la gente mayor no distinguía en absoluto debido a su enorme tamaño y altura. Todo era enorme para él -las cercas, los perros y la gente- pero no lo sorprendía, ni lo asustaba en absoluto; eso lo hacía todo particularmente interesante; transformaba la vida en un ininterrumpido milagro. “

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s