BORIS PILNIAK


 

TOMADO DE GACETA UV MÉXICO

http://www.uv.mx/gaceta/Gaceta%20virtual%2098/Gaceta98/98/Lecturas%20e%20influencias/Lecturas_04.htm

En el arte de Pilniak sólo caben los héroes y los villanos. Sus rapidísimos esbozos revelan siempre una filosofía de lo concreto. En sus personajes revolucionarios no hay escisión entre pensamiento y vida (vida cotidiana y auténticamente vivida), en primer lugar porque en las circunstancias que él narra la presencia del mundo real se impone con toda su fuerza sobre el pensamiento. Recordemos al joven Akim Skudrin, el ingeniero trotskista de Caoba: su facción había sido derrotada. La visita a la ciudad natal le ha resultado inútil. La última semana se había dedicado a reflexionar. Debía pensar en el futuro de la Revolución y de su partido, en su propio destino revolucionario, pero tales pensamientos le eran difíciles. Miraba el bosque y pensaba en el bosque, en su interior impenetrable, en los pantanos. Miraba el cielo y pensaba en el cielo, en las nubes, en el espacio. Para Akim la Revolución está ligada a gente de carne y hueso, a gente que conoce, ama o detesta, y no a aquella sin rostro comprendida en una mera cifra estadística. «Se sorprendió al comprobar que al pensar en su padre, en Claudia, en las tías, en realidad no pensaba en ellos sino en la Revolución. La Revolución era para él el principio de la vida misma, su finalidad última». También lo fue para Pilniak. Fue el épico cronista de una epopeya inmensa y de su envilecimiento. Su pasión por la verdad, su honradez literaria, le hicieron conocer el acoso de los poderosos, los necios y los oportunistas. Sus virtudes le llevaron a la prisión y a la muerte. Fue hasta el final un empecinado creyente en la regeneración de su pueblo. En sus últimos años creyó que la máquina manejada por el hombre alejaría a los lobos. Lenta, turbia, empecinadamente, el cielo parece comenzar a despejarse. Sé quienes en la estepa profunda, en las cuencas del Volga, el Angará y el Don, en el Arbat moscovita y la indolente Tundra vuelven a reencontrar la esperanza de una regeneración inminente. ¿Habrá nacido el hombre capaz de someter a los lobos?
 
   
Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s