RESTOS DEL CARNAVAL DE LISPECTOR CRÍTICA LITERARIA


  

http://laciudadletrada.com/Bajtin/no3_boldori.pdf 

“Las veinticinco piezas que integran el volumen están ambientadas mayoritariamente
en Recife, población donde Clarice vivió con su familia desde recién llegada de Ucrania
hasta los doce años. Sus voces enunciadoras y/o protagonistas son predominantemente
femeninas. Entre ellas, esa mujer innominada que recuerda los carnavales de su infancia, en
“Restos del carnaval”, de cuya memoria brota una anécdota pueril y mínima, cuyas
acciones están cuidadosamente estructuradas en 11 unidades narrativas, desencadenadas a
partir del presente en una secuencia progresiva en el tiempo:
I. Evocación de los carnavales de la infancia
II. Participación de la niña como espectadora (salvo el perfume y el confeti, que le
permitían usar y la hacían feliz).
III. Miedo a las máscaras
IV. No se disfrazaba: sólo rizaba su cabello y pintaba su boca
V. Hubo un carnaval diferente. Su amiga se disfraza de Rosa
VI. Con papel sobrante, la protagonista consigue su disfraz rosa
VII. Preparativos entusiastas para disfrazarse
VIII. Realización del disfraz
IX. La enfermedad de la madre empeora de pronto e impide que la pequeña se
maquille y deba ir corriendo a la farmacia a buscar un remedio
X. Horas después el disfraz se completa con la máscara, pero el encantamiento se ha
roto y la niña no se permite disfrutarlo sin remordimientos
XI. A la noche llega la salvación: un niño guapo de doce años le arroja confeti sobre
el pelo y le sonríe: alguien la ha reconocido y ahora se siente una rosa.
No se trata de un mero espectáculo, visto desde afuera, sino que Lispector le ha
dado la vuelta a la visión tradicional del carnaval: ahora es una posibilidad de liberación: la
de encarnar el disfraz y ser, por fin, una rosa. Es así como la niña protagonista ha realizado
su deseo de “ser otra” que ella misma.
 

 


La narradora asume su disconformidad con su destino, lo cual contribuye a
desconstruir uno de los mitos más arraigados en nuestra cultura occidental: el de la niñez
como edad de oro. Posición análoga a la del epígrafe de la segunda parte de La ciudad y
los perros, de Vargas Llosa, proveniente de Paul Nizan:Se ha transformado en un sujeto cultural creador de su propia visión “seria” del carnaval:
una verdadera transfiguración.
Análisis del incipit
El incipit, como “umbral” donde la escritura establece un nexo entre el silencio que
rodea al texto y su realización, debe ser indagado cuidadosamente porque la modalidad de
esa apertura nos está señalizando ya el modo de inserción en el continuum del discurso
social, la propuesta tendida hacia el lector para el enfoque conjunto de lo que habrá de
venir, su germinalidad creativa y estilística. Transcribimos la primera unidad narrativa:
Restos del carnaval
No, no del último carnaval. Pero éste, no sé por qué, me transportó a mi infancia y
a los miércoles de ceniza en las calles muertas donde revoloteaban despojos de
serpentinas y confeti. Una que otra beata, la cabeza cubierta por un velo, iba a la
iglesia atravesando la calle tan extremadamente vacía que sigue al carnaval. Hasta
que llegase el próximo año. Y cuando se acercaba la fiesta, ¿cómo explicar la
agitación íntima que me invadía? Como si al fin el mundo, de capullo que era, se
abriese en gran rosa escarlata. Como si las calles y las plazas de Recife explicasen
al fin para qué las habían construido. Como si voces humanas cantasen al fin la
capacidad de placer que se mantenía secreta en mí. El carnaval era mío, mío.
El comienzo anafórico implica un ademán lingüístico similar a la oralidad, un
eslabón inserto en una cadena dialógica, en un coloquio, como quien responde a una
pregunta ausente en el texto.
Le siguen tres negaciones: dos “no” referidos al “último carnaval”, lo cual desplaza
todo el relato hacia el pasado correspondiente a la voz narradora adulta [del género
femenino, corroborado por las nominaciones posteriores: “tan sedienta estaba yo” ;”me
transformaba en una niña feliz” (p.27); “yo misma”(28), etc.]. Y además sitúa la acción en
“éste”, un carnaval especial que sirve de desencadenante o ambientación para una escena
que curiosamente comienza por lo que viene después del carnaval: sus “restos”, como reza
el título (calles muertas con despojos de serpentinas, miércoles de ceniza). Todo el cuento,
pues, habrá de generarse a partir de un acto de memorización selectiva, desde el interior de
la memoria de ese Sujeto Femenino que habla. Lo cual niega la indistinción entre actores y espectadores, el carácter totalmente colectivo y popular de la celebración carnavalesca tal
como la definía en su momento Bajtín.
El tercer “no” (“no sé por qué”), remite a su vez a una motivación generadora no
bien determinada, más emocional que racional, semejante a las asociaciones libres del
coloquio amistoso, de la fantasía o de los sueños. Se reforzará más adelante con la
declaración de que ni siquiera hoy la actora puede entender el episodio narrado, lo cual la
remite a la pregunta por el destino como un “juego irracional de dados” (p.29).
Ahora bien: ¿a quién responde la pregunta del comienzo?
Porque para que se dé la respuesta debe existir previamente un Otro, un “tercero”
más o menos inmediato, que podría ser:
1) o bien otro sujeto (individual o representativo del discurso social colectivo);
2) o bien el enunciador en primera persona, pero desdoblado en sí mismo
(“ventrilocuación”).
Isupov15 ha considerado que a partir de los años 20 Bajtín introduce, por primera
vez, al tercero en el diálogo, que es además “la personificación terminológica de lo social”).
El transfondo ideológico (axiológico, ante todo) común sobre el cual se desarrolla el
diálogo social según Isupov aparece como una presencia hablante de la sociedad, una
especie de “rumor social”. El papel del autor ya no es el de la instancia poseedora de una
especie de apertura ontológica (la “exotopía sacra”), sino como el de alguien que se
contenta “modestamente con el papel de un canalizador impersonal de las entonaciones
axiológicas y de valoraciones sociales de la humanidad histórica”.
En el texto de Clarice, más pareciera un caso de “ventrilocuación”, especialmente
teniendo en cuenta la inserción metarrelatual que figura en la página siguiente : “Ah, se me
está poniendo difícil escribir…”
Aunque se deja oir el “rumor social” de las calles de Recife y sus habitantes, sus
vecinas, los enmascarados, los miembros de la familia de la niña. Pero no se identifica al
enunciador de la pregunta. En todo caso, aun cuando la narradora hable para sí misma, el
dialoguismo ha sido convocado, especialmente con destinación al lector implícito, tanto a
través del tono coloquial como mediante la misma autorreferencialidad del relato.
Si la primera mitad de la unidad narrativa nos presenta un cuadro desolado y
cubierto dedespojos propio del post-carnaval, la segunda parte cambia el clima, introduce una transformación que nos remite a aquella renovación cíclica del tiempo, en que creían
los primeros festejantes del carnaval como fiesta pública, junto con su misma degradación.
Lo cual a su manera implica una fagocitación muy importante por parte del relato
clariceano, del sentido profundo del carnaval rabelesiano, tal como lo leyera y difundiera
Bakhtine.
Sobrevienen luego unas epifanías de las cuales hay toda una gama en la narrativa
clariceana, una transformación de la materia narrada. La realidad representada transpone
un umbral hacia un polo de tensión metafísica. Introduce una pausa para celebrar un
sentimiento, que no es fácil de expresar para adecuarla a la visión ficcional de los hombres
y de las cosas. No se describe meramente un ambiente, ni se cuenta una anécdota
solamente, sino que “se transmite la sensación de una realidad total que el lenguaje
moviliza en sus capas más profundas”, siempre a través de la experiencia del sujeto.
De ahí los “como si” tres veces reiterados, para tratar de explicar la agitación del
ánimo de la niña, su expectativa ante la venida del carnaval -como si el mundo se abriese en
gran rosa escarlata, o las calles de Recife explicasen para qué las habían construido, o voces
cantaran la capacidad de placer secreta en su interior.
Los tres “como si”, introducen comparaciones analíticas acerca de las cuales
podemos aplicar investigaciones realizadas en otro trabajo: 16
· el paralelo establecido entre los términos comparados, no se basa en ninguna
cualidad exterior a los objetos aludidos, sino en una operación analítica,
interpretativa, propuesta a la imaginación recreadora del lector y generada
por un estado emocional del sujeto hablante.
· Los “como si…” textualizan la lucha del escritor con el lenguaje para
encontrar las palabras adecuadas a su impulso narrativo-descriptivo en un
proceso de verbalización complejo propio del experimentalismo
vanguardista.
· Se trata de sensaciones interiores, a veces confusas para el mismo hablante,
que requerirían una interpretación psicoanalítica.
· Dan testimonio de la incomunicación del mundo.
· Personifican lo inanimado, como las calles de Recife.
· Connotan al mundo narrado como un orbe opaco y ambiguo.
El Cuento en Red Rosa Boldori
Nº3: Invierno, 2001 Un cuento de Lispector…
11
· Autoseñalan la escritura como un proceso de naturaleza artificiosa.
El final del incipit analizado reitera la visión interiorizada, con una repetición
enfática: “El carnaval era mío, mío”.
La protagonista, hasta ahora meramente descriptora de un paisaje post-carnaval
desolado, se ha transformado ya en un sujeto de deseo de la llegada y disfrute personal de
la fiesta. Se abre una expectativa sobre las posibilidades de satisfacción de ese deseo, lo
cual será despejado por el resto del cuento.
Articuladores semióticos
1. Carnaval (10 ocurrencias). Variantes:
1a) tiempo (pasado, presente): – último carnaval (del tiempo presente de la
escritura)/ aquel carnaval (de la infancia) (2).
1a.2) antes/después (los anteriores, el último)
después (-) miércoles de ceniza, calles muertas, restos, despojos, calles vacías.
Antes (+): ilusiones. La alternancia de analepsis y prolepsis juega con el tiempo tal
como se maneja en el monólogo interior, y logra un suspenso constante entre
distintas posibilidades del carnaval, esperada fiesta de cada año, con su magia de
posibilidades.
1b) edades del sujeto:(+) el carnaval de la pequeña/(-) éste [de la mujer del tiempo
de la escritura. Jóvenes/adultos
1c) marginalidad del sujeto/ su participación
(-) yo poco participaba: “nunca un baile infantil, nunca me habían disfrazado”: sólo
mirar “ávidamente” [sujeto del deseo] cómo se divertían los demás, al pie de la
escalera del edificio donde vivía: situación en el umbral, entre el adentro y el
afuera. Solo sale para comprar un remedio a la farmacia, y entonces “la alegría de
los otros me aterrorizaba” (:30). Al final, baja a la calle, pero frente a su casa: no
participa del desfile de los demás.
(+) objetos conseguidos: pulverizador de perfume y confeti.
un carnaval diferente a los otros: pudo participar
Rosa Boldori El Cuento en Red
Un cuento de Lispector.. Nº3: Invierno, 2001
12
2. (-) Restos (cantidad poca, escasa, remanente)
restos, miércoles de ceniza, calles muertas, depojos, calles vacías que siguen al
carnaval; más adelante se reforzará: yo poco participaba, me incorporaba poco a la
alegría, sobró papel, sobraba papel, hicieron para mí un disfraz con el material
sobrante, mi disfraz sólo existiera gracias a las sobras de otro, acepté humildemente
lo que el destino me daba de limosna.
(+) en compensación, miraba a los demás. Va unido a plenitud/vacío,
tener/carencia, tristeza/felicidad:
· seriedad,tristeza: miércoles de ceniza, calles muertas, despojos,
· (+) agitación, placer; poseer dos cosas preciosas (confeti-pulverizador);me
transformaba en una niña feliz
3. (+) El Yo (niña)/ (-) los demás (los adultos)
*(+) Yo/ (100 ocurrencias)
me (32 ocurrencias: pasividad dominante; en ocasiones, enclítico: pasándome,
aferrarme, salvarme, morirme, ponerme, etc.).
mi, mí, mis, mío, conmigo (22 ocurrencias)
yo (14 ocurrencias)
verbos en 1ªpersona : singular (12 ocurrencias); plural (9 ocurrencias)
atributos, adjetivación (perpleja, atónita, niña feliz, simple,:5 oc.)
otras denominaciones (la pequeña, niña, “payaso”, mujercita, mi mundo interior: 6
ocurrencias)
Sujeto del deseo:agitación, capacidad secreta de placer, carnaval “mío” (posesión
imaginaria); envidia de la alegría de los demás, sedienta, cerrar de ojos para ser una
“niña feliz”, “hambre de sentir el éxtasis”; sentía miedo, sospecha, ante las
máscaras;
*(+) /los demás (28 ocurrencias)
(una que otra beata, voces humanas, los demás, los enmascarados (2), duendes,
príncipes encantados, personas con su propio misterio, (los que no me disfrazaban).
[más adelante: mi madre (3), nadie, las hermanas (3), la madre de una amiga (2), la
El Cuento en Red Rosa Boldori
Nº3: Invierno, 2001 Un cuento de Lispector…
13
hija,mi amiga (2), otro, los que me mandaron a comprar medicina, los otros, las
hadas, un chico guapo (3), alguien).]
El relato autobiográfico gira sobre el yo de la narradora-protagonista (100
ocurrencias), en una clara preponderancia frente a los demás (28 ocurrencias, de los cuales
16 son ayudantes, amigos, parientes, y 12 actúan como oponentes).
Entre los principales articuladores, encontramos una microsemiótica del carnaval,
algunos de cuyos elementos son los accesorios y símbolos del mismo: serpentinas(2),
confeti(4), pulverizador de perfume, disfraces, maquillaje, máscaras. Estas tienen un
significado especial. Para Bajtín el tema de la máscara es el más complejo y lleno de
sentido de la cultura popular:
La máscara expresa la alegría de las sucesiones y reencarnaciones, la alegre
relatividad y la negación de la identidad y del sentido único, la negación de la
estúpida autoidentificación y coincidencia consigo mismo; la máscara es una
expresión de las transferencias, de las metamorfosis … la máscara encarna el
principio del juego de la vida, establece una relación entre la realidad y la imagen
individual, elementos característicos de los ritos y espectáculos más antiguos. El
complejo simbolismo de las máscaras es inagotable… Lo grotesco se manifiesta en
su verdadera esencia a través de las máscaras.17
A diferencia de la concepción tradicional del carnaval como experiencia puramente
cómica, grotesca, lúdica o circunstancial, a propósito de las máscaras, la narradora revela
aspectos inusuales: el terror que le provocaban, un miedo “vital y necesario porque
coincidía con la sospecha más profunda de que también el rostro humano era una especie
de máscara.”(RC:27)
El relato inserta aquí otra epifanía, donde lo carnavalesco trasciende hacia una
condición universal, que lleva a la protagonista al contacto con su mundo interior, el cual
“no estaba hecho de duendes y príncipes encantados sino de personas con su propio
misterio”. Es significativo el rechazo del realismo fantástico (no duendes ni príncipes
encantados), para preferir la sugerencia de una lectura metafísica-psicologista, “seria”. Es
otro clima distinto al creado por aquella comicidad propia del carnaval rabelesiano.
Además, también aterrorizaba a la niña la alegría de los otros, cuando corría hacia la
farmacia vestida de rosa “pero el rostro no llevaba aún la máscara de muchacha que debía
cubrir la expuesta vida infantil” (RC:29-30). La máscara le serviría para una efímera
Rosa Boldori El Cuento en Red
Un cuento de Lispector.. Nº3: Invierno, 2001
14
evasión, posibilitada por la situación carnavalesca, hacia el mundo de los mayores.
Coincidimos aquí con Hayman, quien subraya que el uso de las máscaras amplía la
ambivalencia y la complejidad del carnaval según el modelo bakhtiniano. Pero si para aquél
dicho uso aumentaba la distancia entre los actores y el público, en Lispector la alusión a las
máscaras posibilita una “introspección irónica”, donde el narrador se acerca al lector para
reflexionar acerca del mismo instrumento del lenguaje.
Podemos relacionar estas conclusiones con lo que dice Bella Jozef:
(…) en el mundo de los simulacros, el discurso toma la apariencia de un fantasma,
como imagen de otro discurso (la enunciación en el enunciado, el no verbal en el
verbal). La figura carnavalesca mascara y revela el texto mientras el texto mascara
y de-vela el juego del signo. La búsqueda de la máscara o búsqueda del sentido
remite a la experiencia de la literatura, incompleta y contradictoria, paradoxal.18
Lo irracional campea en ese juego de simulacros: “…no puedo entenderlas ni
siquiera hoy: ¿es irracional el juego de dados de un destino?” Lo paradojal está
precisamente en que aquel carnaval, “el único de disfraz”, fuese “tan melancólico”.
Pero además el disfraz de la niña tiene un alto valor simbólico.
En aquel único carnaval donde le fue posible disfrazarse, la narradora ha elegido un
“simulacro” donde quizás sea posible detectar algo más que la mera belleza del objeto
representado: la Rosa. En el texto la palabra aparece siempre destacada en letras cursivas
(la primera vez con mayúscula).
Hay en la figura de la rosa un nivel de simbolización más profundo difícilmente
accesible al público masivo, que puede relacionarse con lo expresado por Umberto Eco, a
propósito del exámetro final de El nombre de la rosa, en sus Apostillas: “La idea de El
nombre de la rosa se me ocurrió así por casualidad, y me gustó porque la rosa es una figura
simbólica tan densa que, por tener tantos significados, ya casi los ha perdido todos: rosa
mística, y como rosa ha vivido lo que viven las rosas, la guerra de las dos rosas, una rosa es
una rosa es una rosa es una rosa, los rosacruces, gracias por las espléndidas rosas, rosa
fresca toda fragancia. Así, el lector quedaba con razón desorientado…” 19
En el caso de Lispector, la rosa se utiliza en cuatro ocasiones:
1. Al comienzo, para explicar la excitación que de niña le producía la llegada del
carnaval: “como si al fin el mundo, de capullo que era, se abriese en gran rosa escarlata”
El Cuento en Red Rosa Boldori
Nº3: Invierno, 2001 Un cuento de Lispector…
15
(p.26). La apertura del capullo en rosa de color intenso, pleno de vida, implica una especie
de resurrección, en medio de un contexto gris y muerto (el antes y el después del carnaval:
la vida cotidiana)
2. La segunda ocasión es la del disfraz de la amiga, extraído de un figurín, que va
creándose ante los ojos de la niña, tratando de imitar los pétalos de la flor. Hay algo en él
de “milagroso” (:28); y anque no “se pareciese ni de lejos a los pétalos”, ella pensaba que
era uno de los disfraces más bonitos que jamás hubiese visto. Su belleza, pues, es algo en
sí, distinto de lo imitado.
3. Otro milagro: la protagonista consigue al final su disfraz de rosa (aunque sea de
limosna, con restos de papel crêpe utilizado por su amiga). Pero cuando la niña estaba
vestida de rosa, la enfermedad de la madre determina una nueva postergación, y no puede
lucirse su disfraz. “de pie allí no era una flor sino un pensativo payaso de labios
encarnados” (:30).
4. Al final del cuento: la salvación viene por la acción de un chico guapo de unos
doce años, que, sonriente, le cubre el pelo de confeti, lo cual la transforma de niña en
mujercita a quien “al fin alguien me había reconocido: era, sí, una rosa”.
El reconocimiento final traslada la epifanía a la oposición: vida/ muerte. Se remite
al cuento de “La bella durmiente”, recogido por Perrault de una tradición folk, donde la niña
dormida es rescatada de la muerte-sueño por el príncipe.
En el caso de la protagonista del texto de Lispector, frustrada en su posibilidad de
lucirse disfrazada de rosa, por la falta de la máscara en el rostro, se menciona a sí misma
dos veces como “muerta”:
Pero algo había muerto en mí. Y, como en las historias que había leído, donde las
hadas encantaban y desencantaban a las personas, a mí me habían desencantado: ya
no era una rosa, había vuelto a ser una simple niña. Bajé a la calle; de pie allí no era
una flor sino un pensativo payaso de labios encarnados. A veces, en mi hambre de
sentir el éxtasis, empezaba a ponerme alegre, pero con remordimiento me acordaba
del grave estado de mi madre y volvía a morirme. (p. 30)
La “salvación” [de la “muerte” por “desencanto”, por no participar realmente de la
fiesta] le vendrá de manos de un chico guapo de doce años, que le cubre el cabello de
confeti, después de lo cual, ella se sentirá, sí, “una rosa”
Rosa Boldori El Cuento en Red
Un cuento de Lispector.. Nº3: Invierno, 2001
16
Articuladores discursivos
· A diferencia de la versión de Bakhtine-Cros, la escena carnavalesca no juega un rol
accesorio, ancilar en la macroestructura sino que es central y además, su punto de
vista está dominantemente interiorizado.
· Otra variante concierne al dialoguismo/ monologuismo y su alternancia. Ya desde el
comienzo anafórico se implica un ademán lingüístico oral, una apertura a lo que
parecerá un segmento narrativo como un eslabón inserto en una cadena dialógica, la
respuesta a una pregunta hecha por alguien ausente en el texto, como ya se vio en
este trabajo.
· Hay una doble inversión del punto de vista: de ver al carnaval como “espectáculo”,
desde afuera, se pasa al vivirlo “desde adentro”; y de la comicidad que Bajtín da
como característica básica del carnaval, se para a una visión “seria” del mismo. La
propia narradora se compadece a sí misma por “incorporarse tan poco a la alegría” y
transformarse en una “niña feliz” “en un abrir y cerrar de ojos”. Se reconoce el
clima general de “alegría”, pero la felicidad se ve limitada por las carencias, las
prohibiciones, humillación de usar “restos”, la enfermedad de la madre.
El mismo texto lo define como “melancólico”:
¿Pero por qué justamente aquel carnaval, el único de disfraz, tuvo que ser tan
melancólico? (RC:29)
· La intrusión del autor-narrador deshace el ilusionismo: “Ah, se está poniendo difícil
escribir…” Como dice Jozef20, en el comportamiento artístico es característico el
desdoblamiento del yo, a la vez productor, actor y espectador de sí mismo, sujeto y
objeto del juego-espectáculo, captando una conciencia fraccionada por la
disociación del yo. Lo cual rompe la narrativa referencial.
En el espacio entre el escritor y el lector, el autor se estructura como significante y
el texto como diálogo de varios discursos(…) El cuestionamiento trae a la luz la
contradicción entre realidad lírica y realidad empírica, como consecuencia del
El Cuento en Red Rosa Boldori
Nº3: Invierno, 2001 Un cuento de Lispector…
17
ilusionismo artístico que tiende a estimular la identificación entre ambos(…) En la
estructura de la novela polifónica, la escritura lee otra escritura, se lee a sí misma y
se construye en una génesis destruidora.
Observamos pues, una profunda transformación en cuanto a los personajes, motivos
y símbolos carnavalescos que habíamos reconocido como específicos del carnaval, según la
lectura crosiana de Bajtín:
· No existe una simbólica de los nombres, construidos a partir de connotaciones
lingüísticas y culturales paródicas (Don Quijote, Sancho Panza…). Por el contrario: hay
una total carencia de nombres propios de personas; el único nombre propio es el del
lugar: Recife.
· Las vivencias del carnaval están completamente interiorizadas, y hasta el mundo
interior de la narradora-protagonista (convocado por la presencia de las máscaras),
estaba hecho de “personas con su propio misterio”(p.27).
· Tampoco existe una tipología carnavalesca formada por gigantes, diablos, hombres y
mujeres salvajes.
Los personajes del cuento son en general comunes (beatas, niñas de ocho años, la
madre, las hermanas, un muchacho de doce años), salvo la pequeña que pintada se
considera un “pensativo payaso de labios encarnados” y unas máscaras que no se describen
y asustan a la pequeña (cuyo mundo interior, sin embargo, “no estaba hecho de duendes
príncipes encantados sino de personas con su propio misterio”. Y luego el disfraz de rosa.
Se ha obviado la dimensión grotesca, risible y paródica del carnaval. Las formas y
rituales del espectáculo se reducen al mínimo, en cuanto afectan directamente a la
protagonista (máscaras, confeti, disfraz, serpentinas y pulverizadores de perfume).
· La relación profunda con el tiempo y su renovación, al igual que los restantes
aspectos, se han circunscripto al tiempo personal de la pequeña protagonista. No se
alude al tiempo histórico. Tampoco aparecen sentimientos nacionalistas.
· No hay nada parecido a Motivos carnavalescos como: las nupcias cómicas del
paisano (las Bodas de Camacho…), las profecías paródicas,la transformación de la
sangre en vino y viceversa, tribunales populares paródicos, diabluras,
manteamientos.
Rosa Boldori El Cuento en Red
Un cuento de Lispector.. Nº3: Invierno, 2001
18
· La transformación que se produce es la de una niña triste en una niña feliz, gracias
al gesto del muchachito y a la posibilidad de disfrazarse de rosa y así “ser otra”.
· El vocabulario no es familiar y grosero como en el mundo rabelesiano, sino que, si
bien coloquial, mantiene un nivel standard-culto, poético.
· Tampoco se da el Fato aberto ni la sátira menipea que los modernistas y Bajtín
asociaban al carnaval.
· La polifonía se ha reducido a un coloquialismo, sostenido por el comienzo
anafórico, las preguntas y respuestas, expresiones enfáticas – (“¡Dios iba a
ayudarnos! ¡No llovería!”) o repeticiones (“mío, mío”; “¡Al fin, al fin!”-, bajo el
neto dominio por parte de la voz monologante de la narradora básica.
El ideosema fundamental y conclusiones
La visión del carnaval, está interiorizada y es personal.
No se trata de un bloque homogéneo, de un “espectáculo” pintoresco y cómico
presenciado desde afuera, como en el enfoque Bajtín-Amado, este último brindándole al
lector el panorama de los ritos afro-brasileños en sus vertientes bahianas, sino que Lispector
le ha dado la vuelta al punto de vista y está, podría decirse, visto y vivido “desde adentro”
de la protagonista. A su manera, ésta vive al carnaval como una posibilidad de ilusión y
liberación imposibles que una vez, por fin, se realiza. Entonces, el reconocimiento del Otro
(un niño de doce años) permite la evasión de la niñez y la transformación-maduración en
una Rosa.
Con lo cual la protagonista ha realizado su deseo:
Aquel carnaval, pues, yo iba a conseguir por primera vez en la vida lo que siempre
había querido: ser otra que yo misma.
La narración desconstruye así no sólo la visión cómica y grotesca del carnaval, sino
además uno de los mitos más arraigados en nuestra cultura occidental: el de la niñez como
edad de oro. Posición análoga a la del epígrafe de la segunda parte de La ciudad y los
perros, de Vargas Llosa, referida a los 20 años y proveniente de Paul Nizan:
El Cuento en Red Rosa Boldori
Nº3: Invierno, 2001 Un cuento de Lispector…
19
J’avais vingt ans. Je ne laisserai personne dire que c’est le plus bel âge de la
vie.
De sujeto pasivo de deseo, la protagonista se ha transformado en un sujeto cultural
creador de su propia versión del carnaval -que ella misma define como “melancólica”: una
verdadera transfiguración.
El discurso femenino se manifiesta, como vimos en otras obras de Lispector21
según las pautas marcadas por Lipovestsky, 22 manteniendo la división de los roles
femenino/masculino. Asimismo, lo “eterno femenino” más tradicional parece recuperarse
en ese esbozo de historia sentimental, apenas apuntado hacia el final: “ese chico muy guapo
se paró frente a mí…”; cuando él le cubre el cabello de confeti ella se empequeñece: “yo,
mujercita de ocho años…” y se siente por fin reconocida, reconciliada con su sueño
carnavalesco.
El rescate de la niña por el varón se debe no tanto al conservadurismo de las
mentalidades -tal como acertadamente apuntara Lipovetsky- sino a la congruencia del
amor con los referentes cardinales de la cultura individualista moderna: despliegue de
sus inclinaciones y deseos personales, enriquecimiento de la vida subjetiva con un
horizonte de sentido del que nuestra sociedad desencantada carece.
La ideología no es aristocratizante
No aparece el carnaval como una forma de vida en libertad, distinta para el pueblo,
igualado momentáneamente con las clases altas. El ambiente es el doméstico y barrial de
una niña que vive en un edificio con escaleras en Recife, en una familia cuyas prácticas
sociales desconocemos, pero se supone la pobreza, por la carencia de medios y la
marginalidad por el tipo de sociabilidad que llevan. Sin embargo, no se suman al desfileespectáculo,
sino que permanecen en la puerta y en el interior de sus casas.
No hay una sátira de la grosería de las clases populares, un distanciamiento crítico,
como en Bajtín. El punto de vista está dado desde una niña relegada al ámbito doméstico
por su edad, por el sistema patriarcal y probablemente por su clase social. Perteneciente a
los que “miran” divertirse a los demás, aunque finalmente logra incorporarse -aunque “tan
poco”- a la alegría general.
Rosa Boldori El Cuento en Red
Un cuento de Lispector.. Nº3: Invierno, 2001
20
El ideosema fundamental describe un cuento que narra subjetivamente la
transformación (en imaginación o simulacro/disfraz) del sujeto de deseo (la niña) en sujeto
cultural participativo con respecto al carnaval.
Vistas las fluctuaciones del término “carnaval”, creo que podría efectivamente
considerárselo, más que la simple enunciación de una festividad, como un ideologema (tal
como sucede con “patrimonio” o “posmodernidad”, por ejemplo), en el sentido que le da
Edmond Cros, en su obra: El sujeto cultural. Sociocrítica y Psicoanálisis: 23
Definiré el ideologema como un microsistema semiótico-ideológico subyacente en
una unidad funcional y significativa del discurso. Esta se impone en un momento
dado en el discurso social con una recurrencia excepcionalmente alta. El
microsistema que se va instituyendo de esta forma se organiza en torno a unas
dominantes semánticas y a una serie de valores que fluctúan según las circunstancias
históricas.
Si en Brasil los modernistas y sobre todo Jorge Amado,
habían “canibalizado” el punto de vista cristiano y feudal del mundo aportado por la
conquista europea, enriqueciéndolo con la cultura popular del Nordeste brasileño, donde a
lo indígena se le sumaba la cultura africana traída por los esclavos, llevando la literatura a
formas extremas de carnavalización; si el modelo de Amado -y no sólo en País do
Carnaval, sino también en sus obras posteriores, como Tenda dos Milagres, Dona Flor e
Seus Dois Maridos, etc.-, como bien observa Dwyer,24 tal vez sea el que mejor ejemplifica
ese tema de las culturas en tránsito, de la “canibalización” de sistemas literarios y modelos
aceptados, con la incorporación al Carnaval de los ritos afro-brasileños en sus vertientes
bahianas, de su expresión neo-barroca, de sus ambientes y personajes con vida propia;
ahora con Clarice Lispector se incorpora al imaginario regional una versión inédita: seria,
en parte melancólica, en parte terrorífica y otra vez feliz, de una niña.
¿De qué manera se inscribe la textualización de este ideologema en la problemática
del postcolonialismo?
Si tenemos en cuenta la teoría de Sara Castro-Klarén, 25 la cual intenta examinar los
procesos de contacto en que el colonizado se maneja dentro de estrategias de resistencia,
acomodo, reproducción, burla y apropiación de los aparatos discursivos destinados a
reducirlo y /o producirlo como “otro”, hemos visto en el cuento de Lispector un doble
proceso de apropiación (de motivos, transformación, alusión al tiempo), pero mayormente
El Cuento en Red Rosa Boldori
Nº3: Invierno, 2001 Un cuento de Lispector…
21
hay una inversión (de cómico en serio, de grotesco en poético) y un acomodo (ideología,
punto de vista, nivel del lenguaje).
Si nos remitimos al pensamiento de Rodolfo Kusch, con su interés por la constante
producción de lugares diferenciales de enunciación del discurso postcolonial, podemos
recordar que este pensador utilizó en los 60 el concepto de “fagocitación” como ángulo
específico de la “aculturación”; teoría que tiene sus analogías con el pensamiento precursor
de los modernistas brasileños quienes, ya desde la década del veinte, observaron la
heterogeneidad y su violencia festiva -denominada por ellos “antropofagia”- como la
condición misma de la cultura que hoy podríamos llamar periférica.
Vemos así que Lispector reconvierte el ideologema bajtiniano manteniendo algunos
de sus motivos y contradicciones principales, pero enfocándolo desde otro ángulo, y
vinculándolo con la idea de esperanza o simulacro de liberación, vivida desde adentro de
una enunciadora del género femenino. Desde este lado es que podemos ver como “Otro” al
carnaval europeo definido por Bajtín.
[cerrar]
Notas
1. Lispector, Clarice: Felicidad clandestina, trad. de Marcelo Cohen. Edición castellana para España y Cono
Sur. Barcelona, Grijalbo Mondadori,S.A., 1997.
2. Bubnova, Tatiana y Malcuzynski, M.-Pierrette: “Diálogo de apacible entretenimiento para bajtinólogos”, o
la invención de Bajtín”, en: Sociocriticism (Image(s), Vol.XII, 1-2. Montpellier, CERS, Université Paul
Valéry, 1998. Sección: “Le point sur la recherche”, Pp.237-290.
3. Krysinski, Wladimir: Bajtín y la cuestión de las ideologías. Rosario, Universidad Nacional de Rosario,
Facultad de Filosofía y letras, 1986.
4. Este trabajo forma parte del Proyecto de Investigación de Boldori, Rosa para el Consejo de Investigaciones
de la Universidad Nacional de Rosario, sobre “La Narrativa de la Región del MERCOSUR”.
5. Bajtin, Mijail: La cultura popular en la Edad Media y Renacimiento. [1965]. He utilizado aquí la
traducción al español de Julio Forcat y César Conroy. Barcelona, Barral, 1974.
6. Cros, Edmond: “Sur l’évolution et la fonction de la pratique carnavalesque dans l’Espagne du siécle d’or
Rosa Boldori El Cuento en Red
Un cuento de Lispector.. Nº3: Invierno, 2001
22
(DON QUICHOTTE), Début XVII siècle”, en: De l’engendrement des formes, chap.VI, pp. 111-147)
7. V.: “Momo ama a Montevideo”, en Revista La Nación. Buenos Aires, 12/03/2000, pp. 50- 61.
8. Rodríguez Monegal, Emir: “Carnaval/Antropofagia/Parodia”, en: Revista Iberoamericana. Univ.
Pittsburgh, Vol.XLV, julio-diciembre de 1979, Núms. 108-109, pp.401-412.
9. Hayman, David: Rabelais and His World, 1965; cit. en: Rodríguez Monegal, Em: “Carnaval/
Antropofagia/Parodia”, op. cit, pág.402.
10. Jozef, Bella: “Modernismo brasileiro: vanguarda, carnavalizaçâo e modernidade”, en: Revista
Iberoamericana. Pittsburg, Illinois, Núms.118-199, enero-junio 1982, pp. 103-120.
11. Id., pág. 106.
12. Chamie, Mario: “Mário de Andrade: Fato Aberto Discurso Carnavalesco”, en Revista 

 BoldoriRosa

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s