EL GRAN SUEÑO DEL PASTOR DE MARIO BUNGE

http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1269252

Timber era un reputado pastor australiano. Era vigoroso, ágil, listo y apuesto. Tenía buen carácter y era serio y estoico, como casi todos los de su oficio. Estaba siempre tenso y vigilante, incluso al lado de Kevin, su mejor amigo.

A un pastor no se le ocurriría distraerse escuchando música mientras camina, como lo hacen tantos jóvenes hoy día. El buen pastor no necesita que se le entretenga en todo momento: está siempre en guardia. Y no le asusta quedarse solo. No se teme a sí mismo. Pasado su duro aprendizaje, Timber fue puesto a cargo de un numeroso rebaño de ovejas de lana altamente cotizada. Sus tareas eran evitar que la majada se dispersara y protegerla de los dingos, hermosos perros colorados oriundos de Australia, pero que, evidentemente, aprecian la carne de oveja. (En mis tiempos había una familia de dingos en el Jardín Zoológico de La Plata.) Seguir leyendo

PASEO NOCTURNO DE RUBEM FONSECA

 


Llegué a la casa cargando la carpeta llena de papeles, relatorios, estudios, investigaciones, propuestas, contratos. Mi mujer, jugando solitario en la cama, un vaso de whisky en el velador, dijo, sin sacar lo ojos de las cartas, estás con un aire de cansado. Los sonidos de la casa: mi hija en el dormitorio de ella practicando impostación de la voz, la música cuadrafónica del dormitorio de mi hijo. ¿No vas a soltar ese maletín? Preguntó mi mujer, sácate esa ropa, bebe un whisky, necesitas relajarte.

Fui a la biblioteca, el lugar de la casa donde me gustaba estar aislado y como siempre no hice nada. Abrí el volumen de pesquisas sobre la mesa, no veía las letras ni los números, yo apenas esperaba. Tú no paras de trabajar, apuesto que tus socios no trabajan ni la mitad y ganan la misma cosa, entró mi mujer en la sala con un vaso en la mano, ¿ya puedo mandar a servir la comida? Seguir leyendo