MINICUENTOS Y TEXTOS BREVES EN LA LITERATURA VENEZOLANA DEL SIGLO XX POR VIOLETA ROJO


Las catalogaciones por lo general son difíciles. En la literatura de fin de milenio, las formas textuales están de tal manera imbricadas unas con otras que hacer una distinción de género ha terminado convirtiéndose en un ejercicio complicado y muy falible, en el que siempre se dejan cabos sueltos. Pero si la clasificación genérica y la teorización son ejercicios complejos, también lo son las periodizaciones de un fenómeno literario. Así, en los años 90, nos resulta fácil establecerdiferencias entre las expresiones literarias de los 70 y los 80, por dar un ejemplo, pero es probable que dentro de 100 años estas fronteras se diluyan y no sean tan perceptibles como ahora.
Hace un tiempo, consideraba que entre el minicuento y un cuento corto existía una diferencia muy sutil, pero al mismo tiempo inequívoca. Pensaba que los cuentos cortos son
cuentos breves, mientras que los minicuentos son narraciones muy breves con un desarrollo veloz, un final sorpresivo y que se cierran de una manera muy precisa. Ahora ya no tengo certezas, la única que me queda es que hay textos más breves que lo habitual. La longitud, quizás es lo único que los distingue de otros textos, brevedad que, a su vez, viene dada por escogencias temáticas particulares y decisiones estilísticas que requieren poco espacio. Cuando se intenta parodiar
fábulas, definiciones de diccionario, bestiarios o proverbios se escriben textos breves. No hay otra manera de hacerlo ya que la temática no permitiría otra extensión. También hay autores que, simplemente, escriben breve. Quizás por ser artífices depurados del buen decir, no se dedican a largas extensiones. 

Como en la vida misma, hay buenos y malos minicuentos. El minicuento comparte con
la poesía la maldición de su brevedad. Cualquiera se siente en el derecho de perpetrar versos y
minicuentos de la manera más impune, en cambio, a la hora de hacerlo con una novela supongo
que lo piensan un poco más. Es por ello que, de aquellos ejemplos deliciosos de los años 70, se
degeneró en una fórmula, la del minicuento de final sorprendente, que incluso tenía un sonsonete
particular (una especie de escala ascendente y luego descendente). En estos minicuentos hechos
por receta, las referencias intertextuales se han ido banalizando y haciendo cada vez más fáciles,
no hay cuidado por el lenguaje, sino sólo el facilismo de crear un texto corto muy rápidamente, se usa hasta el hartazgo la estructura especular, las referencias al sueño y la realidad, incluso al chiste
elemental. En este sentido, el minicuento ha muerto, ahogado por los miles de ejemplos hechos
según receta, que suenan igual y que funcionan como un cliché. Sin embargo, si desbrozamos la
hojarasca, veremos que la expresión literaria que nos ocupa, ya se llame minicuento, texto breve
o minificción del siglo XX, se mantiene y podremos observar que, a la larga, durante todo este
siglo, los textos breves han mantenido rasgos comunes: la brevedad, por supuesto; referencias
intertextuales o culturales; buena escritura. Me gustaría ejemplificarlo, haciendo un panorama
del minicuento en Venezuela durante el siglo XX.
El precursor de la narración breve en Venezuela es José Antonio Ramos Sucre (Cumaná,
1890-Ginebra, 1930) es, a mi parecer, el escritor venezolano más importante de este siglo. Su
obra, muy breve, que consta sólo de tres extraordinarios libros (La Torre de Timón (1925), El
cielo de esmalte (1929) y Las formas del fuego (1929) es totalmente original e inubicable en
su contexto, densa, cosmopolita, plena de erudición clásica, oscura en su temática y volcada a
la perfección estética. Como es obvio, teniendo en cuenta el carácter proteico del minicuento,
Ramos Sucre es autor de una obra que a veces es consideraba poética, otras narrativa. Desde los
años 30 hay una pugna entre considerar a Ramos Sucre narrador o poeta. En algún momento era
considerado un narrador al que los de avanzada pensaban poeta, ahora es institucionalmente un
poeta, al que nuevas lecturas tratan de narrador. Angel Rama discutía que los de Ramos Sucre no
pueden ser llamados poemas en prosa ni cuentos, ya que manejaba recursos de ambos, aunque
algunos son más cuentísticos y otros más poéticos. Rama dice que sus textos están más cerca
del relato (del récit) “en lo que éste tiene de expresión indistinta de múltiples géneros, pues está
en la poesía (…) en la novela, en el teatro, en las series de imágenes que componen un filme, en
cualquier manifestación secuencial donde los distintos elementos componentes funcionan como
eslabones que se articulan lógicamente entre sí para formar una cadena” (Rama, 1978, 42)
Este texto, del libro Las formas del fuego, se titula
EL RAJA
Yo me extravié, cuando niño, en las vueltas y revueltas de una selva. Quería
apoderarme de un antílope recental. El rugido del elefante salvaje me llenaba de
consternación. Estuve a punto de ser estrangulado por una liana florecida.
Más de un árbol se parecía al asceta insensible, cubierto de una vegetación parásita
y devorado por las hormigas.
Un viejo solitario vino en mi auxilio desde su pagoda de nueve pisos. Recorría el continente dando ejemplos de mansedumbre y montado sobre un búfalo, a
semejanza de Lao-Tsé , el maestro de los chinos.
Pretendió guardarme de la sugestión de los sentidos, pero yo me rendía a los intentos
de las ninfas del bosque.
El anciano había rescatado de la servidumbre a un joven fiel. Lo compadeció al
verlo atado a la cola del caballo de su señor.
El joven llegó a ser mi compañero habitual. Yo me divertía con las fábulas de su
ingenio y con las memorias de su tierra natal. Le prometí conservarlo a mi lado
cuando mi padre, el rey juicioso, me perdonase el extravío y me volviese a su
corte.
Mi desaparición abrevió los días del soberano. Sus mensajeros dieron conmigo para
advertirme de su muerte y mi elevación al solio.
Olvidé fácilmente al amigo de antes, secuaz del eremita. Me abordó para lamentarse
de su pobreza y declararme su casamiento y el desamparo de su mujer y de su
hijo.
Los cortesanos me distrajeron de reconocerlo y lo entregaron al mordisco sangriento
de sus perros.
Después de Ramos Sucre, la narrativa breve descansa durante cuarenta años. Alfredo
Armas Alfonzo (Clarines, 1921-Caracas, 1990) es considerado por Sequera y Miliani como el
iniciador del minicuento en Venezuela con su libro El osario de dios (1969). Este libro de difícil
adscripción genérica (no sabemos si son minicuentos, un conjunto de relatos breves o una novela
fragmentada) está compuesto por 158 textos cortos, cuya temática está estrechamente ligada a
la del resto de la producción de Armas Alfonzo: el localismo, la narración de historias como lo
hacían las abuelas, la vuelta a las raíces del pueblo como lugar geográfico y mítico, las leyendas
familiares como fuente de inspiración. Armas Alfonzo prosiguió publicando libros de minicuentos
o novelas fragmentarias. Utilizó la misma estructura en Siete güiripas para Don Hilario (1973),
Cien máuseres, ninguna muerte y una sola amapola (1975) y Los desiertos del ángel (1990),
entre otros libros.
Como en todo el continente, el auge del minicuento venezolano fue en los años 70,
época también del poema breve e, incluso, del ensayo mínimo. En esa época, los escritores de
minicuentos más importantes eran tres veinteañeros: Ednodio Quintero (1947-), Gabriel Jiménez
Emán (1950-), y Armando José Sequera (1953). Ednodio Quintero publica uno de los mejores
libros de minicuentos de la época, La muerte viaja a caballo (1973), este libro se caracteriza
por una especie de regionalismo de personajes obsesionados que a veces se entremezcla con el realismo mágico, otras con la intertextualidad culta aunque más a menudo con la literatura
fantástica. Quince años después, Quintero retoma los cuentos de La muerte… y los reelabora
para La línea de la vida (1988). Con este libro, nos hace descubrir que la brevedad no debe ser
despojada y que menos no necesariamente es más. Analizar los escuetos cuentos del primer libro
comparándolos con los precisos pero estéticamente más correctos del segundo es una experiencia
deliciosa. En los 90, en Cabeza de cabra y otros relatos hace la misma operación (retomar y
reescribir) con siete de sus minicuentos de los 70.
Este cuento de Ednodio Quintero se publicó en La línea de la vida:
TATUAJE
Cuando su prometido regresó del mar, se casaron. En su viaje a las islas orientales, el
marido había aprendido con esmero el arte del tatuaje. La noche misma de la boda,
ante el asombro de su amada, puso en práctica sus habilidades: armado de agujas,
tinta china y colorantes vegetales dibujó en el vientre de la mujer un hermoso,
enigmático y afilado puñal.
La felicidad de la pareja fue intensa, y como ocurre en esos casos, breve. En el cuerpo
del hombre revivió alguna extraña enfermedad contraída en las islas pantanosas
del oeste. Y una tarde, frente al mar, con la mirada perdida en la línea vaga del
horizonte, el marinero emprendió el ansiado viaje a la eternidad.
En la soledad de su aposento, la mujer daba rienda suelta a su llanto y a ratos,
como si en ello encontrase algún consuelo, se acariciaba el vientre adornado por el
precioso puñal.
El dolor fue intenso, y también breve. El otro, hombre de tierra firme, comenzó a
rondarla. Ella, al principio esquiva y recatada, lentamente fue cediendo terreno.
Concertaron una cita; y la noche convenida ello lo aguardó desnuda en la penumbra
del cuarto. Y en el fragor del combate, el amante, recio e impetuoso, se le quedó
muerto encima, atravesado por el puñal.
Gabriel Jiménez Emán publicó en 1973 uno de los clásicos del género en Venezuela: Los
dientes de Raquel. En 1975, dio a conocer Saltos sobre la soga, colección de textos breves, mas
no mínimos y en 1981 Los 1001 cuentos de 1 línea, que por supuesto ni son 1001 ni tienen una
sola línea. Sus cuentos oscilan entre lo fantástico y el humor leve.
Este es un texto de 1987, único breve del libro Relatos de otro mundo:
EL IDIOTA
Cuando el sabio señaló la luna, el idiota se quedó mirando el dedo del sabio, y vio que
se trataba del índice. Era un dedo arrugado, envuelto en una epidemis desgastada,
cuyo tejido anterior se hacía tan fino que el espesor de la sangre, fragmentado en pequeños puntos rojos, se dividía a su vez en forma de tabique, debido a las líneas
irregulares que en grupos de cinco separaban a las falanginas de las falangetas. Por
la parte posterior, en la superficie de los nudillos, estas líneas eran más numerosas
y parecían nervaduras de hoja, pues el sabio era tan viejo que la piel del nudillo era
un pellejo de consistencia inerte, y hasta tenía ciertas marcas de los mordiscos leves
que el sabio le había dado en los momentos de reflexión.
En los demás dedos del sabio había ciertos vellos, que el idiota apenas conseguía
registrar con el ojo, tal era su concentración en el índice, distintos de aquellos por
ser lampiño, con los poros más grandes y de una uña más pronunciada, curva y de
una pátina tenue de amarillo. Su superficie se adivinaba casi tan lisa como la de
un cristal, y brillaba. El contorno de la cutícula estaba perfectamente dibujado; no
había en su línea cóncava ni el más mínimo desprendimiento. El nacimiento de la
próxima uña, blanco y puntiagudo, formaba con la cutícula un óvalo que el sabio
miraba a veces, encontrando en él una especie de centro universal cuyo significado
desconocía. Se detuvo por fin el idiota en la parte superior de la uña, que coincidía
exactamente con el nivel de la yema y cuyo borde se inclinaba hacia abajo. Allí el
idiota vio, perfectamente reflejada y redonda, a la luna.
Armando José Sequera publicó en 1976, el libro de minicuentos Me pareció que saltaba
por el espacio como una hoja muerta. Retoma el género en Escena de un spaguetti western
(1986), en el que los pequeños cuentos establecen relaciones intertextuales con los cuentos de
hadas y las secuencias clásicas del cine.
En los años 70 se publicaron libros de cuentos entre los cuales pueden encontrarse
textos muy breves como en Rajatabla de Luis Britto García (1970); Imágenes y conductos de
Humberto Mata (1970); 20 del artista plástico Felipe Márquez, en el que se mezclan minicuentos,
noticias de periódico probablemente falsas y dibujos, Ejercicios narrativos de José Balza (1976);
Andamiaje de José Gregorio Bello Porras (1977?); Textos de anatomía comparada de Mariela
Alvarez (1978) libro más poético que prosaico, como Los caminos borrados de Earle Herrera
(1979); Zona de tolerancia de Benito Yrady (1978)
En los 80 se publican también minicuentos en libros en los que hay cuentos de mayor
extensión, como los de Luis Barrera Linares en En el bar la vida es más sabrosa (1980); Chevige
Guayke, Faltrikera y otros bolsillos (1980); Iliana Gómez, Confidencias del Cartabón (1981);
Luis Britto García, La orgía imaginaria (1983); Salvador Garmendia, Difuntos, extraños y
volátiles (1983) y Hace mal tiempo afuera (1986); Eduardo Liendo, El cocodrilo rojo (1987).
El gran escritor Oswaldo Trejo (1924-1996) publica en 1985 Una sola rosa y una
mandarina, un libro en el que la brevedad no hace mella en su particular estilo hermético y
experimental.
OTRA TRANSPARENCIA
Al mar la transparencia, para ellos desazulizándolo, desverdeciéndolo del lado allá
de donde otros cortando, a manera de cubos, las grandes piedras.
Traslado de los cubos, pero sólo mientras la noche cercando las aguas, ya más
blancas que las leches.
En actividad hasta la noche llegadera, de colocaje de los cubos, hasta las formas en
las superficies de piedra.
Más allá, detrás de lo visible, los lugares del mar en los que las cosas asentándose.
Los navíos acaso ya junto a las sacudidas de la especies marinas, en los estertores.
Pasado todo el mar, pasado, pasado. Acá la sequedad y allá del otro lado de los
cubos, también la sequedad.
En la década de los 80 sobresalen Textos para antes de ser narrados de Alejandro Salas
(1980) y Visión memorable de Miguel Gomes (1987), libros en su totalidad de textos muy
breves, en ambos llama la atención la cantidad de referencias intertextuales (cultas y librescas,
como las llama Koch). Salas juega constantemente con la metaliterariedad. Gomes, por su parte,
escribe algunas veces textos que más parecen poemas en prosa que cuentos; otras, cuentos con
final abierto o instantáneas en las que refleja la ciudad hostil, agresiva, desconcertante. En ambos
casos, la narración no es lo más importante, sino más bien lo poético en Salas y lo filosófico
aforístico en Gomes, como en este texto de Visión memorable:
COTIDIANA
Tras una discusión, coloqué a mi mujer sobre la mesa, la planché y me la vestí. No
me sorprendió que resultara muy parecida a un hábito.
En lo 90 José Raventós publica Cuentos cortísimos, en los que llaman la atención las
referencias intertextuales y literarias unidas a finales sorpresivos. Otros autores también dedican un
pequeño espacio al texto corto. Eleazar León en Ejercicio para demonios y otras instigaciones
(1991) retoma la vieja tradición aforística y además nos presenta algunos cuentos obviamente
influidos por Borges. Salvador Garmendia en algunos textos de La gata y la señora (1991) nos
presenta anécdotas de amigos, recuerdos de lugares, estampas de época y descripciones de un
instante.
En los 90, veinte años después de su auge, Alberto Barrera (1960) publica un instante En los 90, veinte años después de su auge, Alberto Barrera (1960) publica una verdadera
joya Edición de lujo (1990), reelaboración inteligente, sensible y muy hermosa de fábulas y
textos de bestiario:
CIGARRAS Y HORMIGAS
Durante ese verano, ese otoño y esa primavera la cigarra cantó, leyó libros
maravillosos, se hinchó de frutas de comarcas lejanas, fornicó y bebió hasta
desfallecer, durmió sobre el humo de las ramas del sauce. Mientras, la hormiga -que
sabe leer y conoce la historia- saqueó con su modestia la montaña, llenó de hojas,
migajas y restos de vecinos muertos toda su cueva. Meticulosa, la hormiga pasó el
año ahorrando para cuando el viento y la lluvia feroz.
Y llegó el invierno (como suele suceder en la literatura y en el mundo) y arrasó
con todos los planetas. Del reino sólo quedaron raíces y hojas de plátano, susurros
atrapados bajo el hielo, cadáveres simples y pequeños (cigarras y hormigas, por
ejemplo)
También en los 90, Antonio López Ortega (1957) publica tres libros ejemplares: Calendario
(1991), Naturalezas menores (1991) y Lunar (1997). El estilo de López Ortega tiene que ver
con la autobiografía ficcional o ficción autobiográfica desarrollada en la brevedad. Sus textos son
cortos, precisos, con finales abiertos, como descripciones de fotografías familiares. Nada tienen
que ver con la intertextualidad evidente de otros autores, ni con el final sorpresivo que se atribuye
al minicuento. Lo suyo son historias cotidianas de su vida que el autor nos deja entrever.
Este texto, pertenece a Naturalezas menores:
LA OTRA ORILLA
Como el río voraz que recoge su caudal en la vertiginosa corriente, la imagen vuelve
a latir en mi recuerdo. Mi padre ha extraviado el rumbo en alguna carretera de mi
infancia y quiere acortar camino atravesando el puente que ya roza peligrosamente
la crecida. Mi madre se asusta y dice «no, amor, por aquí no». Pero mi padre
ensordece ante la súplica y aventura el Plymouth azul sobre los gruesos maderos
de la base. Yo me asomo por la ventanilla, yo me asomo para ver los cauchos
sumergidos en el agua marrón, yo me asomo para sentir el temblor del corazón en
mi garganta. Una sacudida nos suspende en el aire como si el vehículo respondiera
al timón alocado de la balsa que ya casi somos.
Ganada finalmente la otra orilla, apagado el lloriqueo de mi hermana y vueltos
su órbita los ojos de la madre, alcancé a ver el rostro sudoroso de mi padre: una
tibia sonrisa, sí, una apuesta que el azar le consentía en las manos temblorosas,
una secuencia vuelta pedazos que aun reconstruyo bajo el hierro al rojo vivo de los
días.
Sí es intertextual, en cambio, Libro de animales de Wilfredo Machado (1956), un exquisito
bestiario publicado en 1994, muy influido por Jorge Luis Borges.
FABULA DE UN ANIMAL INVISIBLE
El hecho -particular y sin importancia- de que no lo veas, no significa que no exista,
o que no esté aquí, acechándote desde algún lugar de la página en blanco, preparado
y ansioso de saltar sobre tu ceguera.
A la larga, los rasgos divergentes entre los textos breves, desde los años 20 hasta ahora,
no son tantos. Mientras la novela, por dar un ejemplo ha variado mucho desde los años 20 hasta
ahora, estos minicuentos siguen manteniendo rasgos comunes: siempre son breves, muchas
veces, aunque no siempre, establecen relaciones intertextuales o culturales con otros géneros y
siempre están bien escritos. Al mismo tiempo, todos son muy distintos, como siempre sucede con
la buena literatura. A la larga, lo que permanece, más que algún estilo específico, es la excelente
escritura, ya sea larga o corta.

http://cuentoenred.xoc.uam.mx

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s