ANTE LA LEY FRANZ KAFKA

 

Ante la ley hay un guardián. Un campesino se presenta frente a este guardián y solicita que le permita entrar en la Ley. Pero el guardián contesta que por ahora viejo-campesinono puede dejarlo entrar. El hombre reflexiona y pregunta si mas tarde lo dejarán entrar.

-Es posible -dice el portero- pero no ahora.

La puerta que da a la Ley está abierta, como de costumbre; cuando el guardián se hace a un lado, el hombre se inclina para espiar. El guardián lo ve, se ríe y le dice:

-Si tan grande es tu deseo, haz la prueba de entrar a pesar de mi prohibición. Pero recuerda que soy poderoso. Y sólo soy el último de los guardianes. Entre salón y salón también hay guardianes, cada uno mas poderoso que el anterior. Ya el tercer guardián es tan terrible que no puedo soportar su aspecto Sigue leyendo