Las benévolas Jonathan Littel fragmentos

Resulta difícil simpatizar con el protagonista; es precisamente la calma, la falta de sentimientos de culpa o de remordimientos con los que narra su historia lo que le convierte en un ser escalofriante. Una lectura fascinante, a ratos aterradora por mostrarnos uno de los más oscuros lados del alma humana.

Dejo un fragmento del prólogo, que quizá sirva a modo de introducción al estilo narrativo y tema de la novela:

“Vivía, tenía un pasado, un pasado cargado y gravoso, pero son cosas que suceden y lo llevaba a mi manera. Luego llegó la guerra; yo tenía jefes y me encontré en el núcleo de cosas horribles, de atrocidades. No había cambiado, seguía siendo el mismo hombre, no había resuelto problemas, aunque la guerra me creó problemas nuevos, aunque esos espantos me transformaron. Seguir leyendo