INÉS ARREDONDO ENTREVISTA

Inés Arredondo: el presentimiento de la verdad

Miguel Ángel QuemainFotografía: Alfredo Rosas Martínez

“Quisiera llevar el hacer literatura a un punto
en el que aquello de lo que hablo no
fueran historias sino existencia, que tuvieran
la inexpresable ambigüedad de la existencia”.
Inés Arredondo

Decía Hegel que la vida del espíritu no es la vida que se asusta ante la muerte y se mantiene libre de la desolación sino la que sabe afrontarla y mantenerse en ella en el absoluto desgarramiento. Esa es la imagen sútil, duradera y vigorosa que tengo de Inés Arredondo y su literatura. Ambas poderosas y libres.

Conocí a Inés Arredondo (Culiacán, Sinaloa, 1928, México, D.F., 1989) cuando publicó su tercer libro de cuentos: Los espejos (1988). Para entonces, sólo conocía los cuentos reunidos en Río subterráneo (1979), apenas doce historias que repetía y leí con los amigos más cercanos. El ejercicio periodístico me permitió el acercamiento y ella me favoreció con su amistad. La entrevista y el diálogo se multiplicaron. Unas veces por teléfono y otras en su casa. La objetividad de una entrevista se veía comprometida cada vez más por las confesiones personales, con opiniones que sólo pertenecían al dominio del gusto y que jamás hubiera expresado en público. Sigue leyendo

Rícardo Garibay Entrevistado por René Avilés

Afinidades, diez años sin Ricardo Garibay

René Avilés Fabila

Conocí a Ricardo Garibay, como lo he contado en algún libro de memorias, poco después de que él había publicado un soberbio libro: Beber un cáliz. La novela me fue particularmente dolorosa porque yo acababa de perder a un hombre amado, mi abuelo, y la novela me traía un poco de alivio, como lo hizo una obra del italiano Vasco Pratolini, Crónica familiar. Busqué a Ricardo Garibay a pesar de que quienes lo conocían hablaban de la dureza de su carácter y de la violencia con la que trataba a los advenedizos, de su hosquedad. Alguien me dio su número telefónico y el propio Ricardo me concedió la cita. El encuentro fue un monólogo. Garibay era un torrente de talento y cultura, de justa agresividad. Implacable y severo, no toleraba torpezas ni lo impresionaban los talentos surgidos al amparo de la publicidad. Sabía que el camino de las letras es duro y aún así lo tomó. Nunca lo vi flaquear, no le conocí titubeos en los años en que fuimos amigos, hasta su muerte. Mentiría si digo que lo traté con intimidad, pero nuestros encuentros fueron por fortuna muchos y todos para mí venturosos. Dos amigos suyos le procuramos algunos de los escasos homenajes que en vida le rindieron. José María Fernández Unsaín y yo. El primero en SOGEM, el segundo en la UAM-X. Más adelante el INBA llevó a cabo uno más en la sala Manuel M. Ponce, donde asimismo participé, acompañando a Ignacio Trejo Fuentes… Por último debo añadir, y esto también lo he narrado en otra parte, que fui parte del jurado, junto con Sergio Galindo, que le concedió el Premio Colima a la mejor obra publicada por Taíb. Sigue leyendo

Entrevista a Hanif KUREISHI. Un cuentosuyo fue selecionado entre los mejores escritos

“Mis mejores ideas provienen de la televisión basura”
Por Juana Libedinsky

El novelista británico habla del papel central que cumplen los autores de ficción en la defensa de las libertades individuales, y afirma que el programa Gran Hermano es “la herramienta más maravillosa” que se haya creado para un escritor

Hanif Kureishi parece haberse aburguesado. El chico malo de las letras, que rompió los tabúes escribiendo sobre homosexualidad y problemas raciales en los bajos fondos británicos en los años 80, trabaja sobre una ópera de Mozart y está “horrorizado” de que sus hijos adolescentes quieran ser rockeros. Con su pelo cano ahora bien corto y peinado a la gomina, entra en la oficina de su agente como un ejecutivo. Pregunta a las secretarias sobre sus compromisos del día, traducciones pendientes y el pago de derechos, firma papeles y aclara que tenemos cuarenta minutos para la charla, si queremos fotos, el tiempo que requieran deberá ser descontado del asignado.


Pero el autor de libros y películas como Intimidad, El buda de los suburbios, Mi oído en su corazón, La palabra y la bomba, Ropa limpia, negocios sucios y la reciente Venus no perdió las mañas. Este año se levantó en armas contra la radio de la BBC, cuando esta se negó a poner al aire un cuento corto suyo, “Bodas y decapitaciones”, abundante en detalladas descripciones de la sangre que chorreaba de cabezas cortadas por los jihadistas “Era un cuento visceral -concede-. Pero era para involucrar a la gente en lo que está pasando.” Sigue leyendo